Encimeras porcelánicas y grifería retro: un ambiente de cocina de lo más “chic”

Encimeras porcelánicas y grifería retro: un ambiente de cocina de lo más “chic”

“Espacios para cocinar y disfrutar de momentos especiales. Un ambiente de cocina donde los accesorios son una parte fundamental del conjunto, permitiéndonos organizar mejor todos los utensilios sin renunciar a la estética”.

Una cuidada selección de materiales y diseños para crear una cocina armoniosa

Este ambiente de cocina incorpora muchas novedades. Sin duda, se trata de un espacio  que destaca por su distribución y la gran calidad de los materiales instalados. ¿Su punto fuerte? Una práctica isla central en la que reunirnos para compartir experiencias, trabajar, tomar un vino o disfrutar de nuestra rica gastronomía en compañía de toda la familia.

Con el mismo material de la encimera, fabricamos el fregadero a una sola pieza, que se integra completamente en la bancada de la cocina. La encimera porcelánica y la grifería de estilo vintage dotan al espacio de un toque de distinción y elegancia.

Uno de los aspectos a destacar en este ambiente son los distintos grosores de las encimeras. Las encimeras porcelánicas pueden instalarse en varios grosores, según cada necesidad. También es posible combinar estos grosores para crear un conjunto muy dinámico y atractivo.

Una cocina con zona de lavandería integrada

El cuarto de lavado es habitual en todas aquellas regiones con tiempo húmedo pero cada vez más se está convirtiendo en un equipamiento extra de la vivienda. Nos permite independizar  las labores de lavado que se desarrollan en la cocina y conseguir una óptima organización de todos los enseres de limpieza.⁣

La zona de lavandería incluye lavadora y secadora y una tolva muy práctica para recoger toda la ropa sucia de la casa. También dispone de unas prácticas cestas extraíbles para almacenar la ropa una vez secada y planchada y de estanterías para almacenar los productos de limpieza.⠀⁣

Su lavadero independiente, con grifo a pared, está incluido en la zona de lavandería para poder lavar a mano todas aquellas prendas delicadas que requieren de un tratamiento especial. Se trata de un lavadero de aspecto vintage, acorde al estilo del fregadero de la cocina.

Además, el cuarto de lavado también dispone de estanterías, perchas, gavetas extraíbles y zona de plancha para aprovechar al máximo el espacio y que todo quede perfectamente ordenado. Esta estancia anexa a la cocina nos trasmite más independencia y comodidad. Puedes descubrir aquí más detalles de este ambiente.